Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Historia’ Category

Por: Silvia Mayra Gómez Fariñas

Hablamos de los fogones de campo para entrar así en la rica y tradicional cocina cubana. Como soy de donde soy, muchos me dicen Guajira. La palabra guajira, dicen los colombianos, viene de la guajira colombiana, dado que en el Caribe había mucho intercambio entre los caribeños, y hay algo de cierto, pues cuando usted visita los pueblos de la región ve que hay mucha similitud entre sus comidas y lo que varía es el nombre del plato.

Bueno, el campo. No existe una sola forma de definirlo. Para don Manuel Sanguily, por ejemplo, todo lo que estaba más allá de Belascoaín hacia Infanta, ya era el campo. Los habaneros tienen muchos límites; algunos dicen que lo que pasa de la Virgen del Camino ya es campo. Pues bien, de un poquito más lejos soy y les recordaré como es matar a un puerco.

En algunas casas de los pueblos de campo, como en el campo mismo, se tenían varios corrales para los puercos, corral de cría, donde estaba las puercas paridas. El normal donde habían puercos de venta, de consumo para una ocasión determinada o para remplazar al puerco de pre-ceba, que a su vez remplazaba al de la ceba, que era el puerco que daba la carne y la manteca del año.

Por lo general, casi todo el mundo criaba un puerquito para determinada ocasión, un cumpleaños, la graduación de un hijo, que para un padre era lo máximo. Y lo engordaba con el sancocho de la casa y de los vecinos que contribuían al engorde del animalito y que al final tenían su recompensa, pues el dueño del puerco le obsequiaba un pedazo. También se compraba palmiche, fruto de la palma real, que daba un sabor delicioso a la carne y la manteca.

Hasta vi criar un puerco en la bañadera de una casa, donde la pobre puerquita se tenía que bañar todos los días y hasta un lazo le pusieron. Ya se imaginaran que en casa de mi amiga no se pudieron comer dicha puerquita.

El día en cuestión era un festín y participaba toda la familia y sobre todo los muchachos que tenían una tarea fija: dar ladrillo para blanquear el puerco.

Mientras, se ponía a hervir agua para matar el puerco, se alistan los calderos, la leña y las tinas para guardar la manteca y la carne. Todo es un hormigueo donde están la abuela, la tía, el tío, el vecino… En muchos casos el guateque no falta, la música y el ron, ni hablar y si es en el campo-campo aparece el güiro y la guitarra y se arma el guateque.

La tarea de matar al animal se confía por lo general a quien sabe hacerlo, pues he visto puercos que después de recibir lo que no me gusta decir y nunca vi hacer, salen caminando como si tal cosa. Lo primero que se hace es recoger la sangre, ya se tiene previsto el caldero, unas pajas de la mazorca de maíz para que no se coagule la sangre, limón, comino y sal. Se deja en reposo.

Se lava el puerco, luego se le echa bien bajito el agua caliente y a dar ladrillo para blanquearlo. Se afeita y listo. Se lava el puerco y el lugar para abrirlo y se les sacan las vísceras y las tripas. El corazón, el hígado, la pajarilla y los riñones se limpian bien y se pican en dados pequeños. Se les agrega sal y se fríen. Es la gandinga. Se va comiendo como saladitos, mientras continúa el ritual.

Veamos esta receta.

Gandinga

Ingredientes (4 servicios):

Corazón, hígado y riñones de un puerco, 2 cucharaditas de vinagre, ½ taza de vino tinto, ½ taza de puré de tomate, ½ taza de aceitunas, 2 hojas de orégano, 1 cebolla, 6 dientes de ajo, 1 ají pimiento, ½ cucharadita de comino, 2 cucharadas de manteca o aceite, pimienta y sal a gusto.

Preparación:

Limpie, lave y pique en dados pequeños las vísceras. Limpie y pique la cebolla en ruedas. Limpie, lave y pique bien fino el ají. Limpie y macere los ajos. Lave y pique bien fino el orégano.

Ponga en una fuente honda la gandinga, agréguele el orégano, el vinagre, la pimienta y la sal. Déjela en reposo durante una hora.

Aparte, ponga una cacerola a la candela con la manteca, la cebolla, el ají, los ajos, el comino, y sofría unos minutos. Vierta todo el contenido de la fuente en la cacerola, añádale el vino, el puré de tomate, las aceitunas. Cúbralo todo con agua, puntéelo de pimienta y sal, déjelo cocinar hasta que pierda el líquido y quede casi seco sin quemarse.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

A 85 años de su muerte, Rubén Martínez Villena continúa inspirando con su ejemplo y pasión patriótica a los jóvenes de hoy.

Por Luis Hernández Serrano.

Rubén Martínez Villena

Rubén Martínez Villena Autor: Juventud Rebelde

No se puede hablar de la Revolución de 1933 sin citar el nombre de un joven abogado, periodista, poeta cubano, revolucionario, comunista, de pulmones rotos y alma de héroe, llamado Rubén Martínez Villena.

Ya había escrito en un célebre soneto que moriría de cualquier cosa: del hígado, la garganta, el estómago, el pulmón. Y la tuberculosis acabó con su aliento en el sanatario La Esperanza, La Habana, el 16 de enero de 1934, pero fue feliz por no tener deudas con el deber, y a su muerte le faltó verdad, puesto que parafraseando a Martí, pudo cumplir bien la obra de la vida…

Llegó a Santiago de Cuba en 1933, procedente de un hospital antituberculoso de Moscú, donde supo que su mal no tenía cura y partió rumbo a la capital cubana donde tuvo que permanecer clandestino. (más…)

Read Full Post »

Trabajó en la labor de unificación revolucionaria, sobre todo a hombres y mujeres de su raza, quienes le profesaban un profundo respeto…

Por Claudia Yilén Paz

Paulina Pedroso, la madre negra de José Martí

Paulina Hernández y Hernández era de origen Carabalí y natural de Pinar del Río. (Ecured)

Tenía unos diecisiete años cuando supe de su existencia. Cursaba el último año de preuniversitario y me preparaba para los exámenes de ingreso a la educación superior. La profesora de historia habló de la madre negra de Martí, pero a muy grandes rasgos.

Un día, en una mesa con libros en venta, el título “La madre negra de Martí” * asaltó mi curiosidad, toda la información estaba allí, en aquellas páginas.

Se llamaba Paulina Hernández y Hernández, era de origen Carabalí y natural de Pinar del Río. Con apenas dos años de diferencia de edad, esta mujer olvidada en los laberintos de la historia, resultó para José Martí como una madre.

Había nacido el 10 de mayo de 1855 y según se presume, sus padres fueron esclavos manumisos y antes de su nacimiento, habían comprado su libertad. (más…)

Read Full Post »

Se dice que ciertos “bichitos alborotadores” fueron usados como pretexto para desbarrar sobre “ataques sónicos” en La Habana.

Por Néstor Núñez

¿Olla de grillos? (+Línea de Tiempo) (+Ilustraciones)

La mentira tiene patas cortas. (José Ángel Téllez Villalón / Cubahora)

¿Qué haría Pepe Grillo, aquel verde personaje de sombrero de copa, levita y diminuta sobrilla que se erigía en pertinaz “conciencia crítica” sobre el hombro de Pinocho, si supiera que algunos de sus socios de especie han sido utilizados para desmontar uno de los más esperados acercamientos políticos bilaterales de los últimos decenios?

Seguro que, acostumbrado a intentar la enmienda de las mentiras y desobediencias que hacían alargar la nariz del “niño de madera”, esta vez se hubiese llegado hasta el Washington oficial para rechazar engaños, reprender aparatos olfativos de luengas dimensiones y salvar la mancillada honra de sus congéneres de chirriante fonética. (más…)

Read Full Post »

Por Aleida March de la Torre

Primeros días de Ernesto Che Guevara en La Habana. Foto: cheguevaralibros.com

A La Cabaña arribamos en la madrugada del 3 de enero. Nos aguardaba el que fungía como jefe de la fortaleza, coronel Manuel Varela Castro, que según tengo entendido pertenecía al grupo de los denominados soldados puros”, junto con José Ramón Fernández y otros. Se le informó al Che sobre la tropa acantonada en el polígono, que estaba compuesta de soldados desarmados, y él decidió no pasar revista. Se dirigió al Club Militar, donde permanecían los oficiales comprometidos y los presos. La oficialidad aún portaba sus armas cortas. (más…)

Read Full Post »

Por: Jack Hitt / Vanity Fair

La historia detrás del misterio de la Embajada de EEUU en La Habana (+Fotos)

El brote en la Embajada de los Estados Unidos en Cuba no fue la única enfermedad misteriosa que apareció en los titulares. (Ilustración: Aldo Cruces)

La crisis diplomática más grave del gobierno de Trump, o quizás la más extraña, comenzó sin mucha notificación en noviembre de 2016, unas tres semanas después de que se eligiera al nuevo presidente. Un estadounidense que trabajaba en la Embajada de los Estados Unidos en La Habana, algunos lo llaman Paciente Cero, se quejó de que había oído ruidos extraños fuera de su casa. “Fue molesto hasta el punto de tener que ir a la casa y cerrar todas las ventanas y puertas y subir la televisión”, dijo el diplomático a ProPublica. Cero discutió el sonido con su vecino de al lado, que también trabajaba en la embajada. El vecino dijo, sí, él también había escuchado ruidos, que describió como “sonidos mecánicos”. (más…)

Read Full Post »

Por Marcelo Colussi

Desde la tristemente célebre Doctrina Monroe de 1823 (“América para los americanos”… ¡del Norte!), Latinoamérica es el resguardo de la potencia estadounidense.

Nos preocupan seriamente las últimas declaraciones del senador Mitch McConnell, y si a la brevedad no modifica esa forma de pensar, nos veremos obligados a actuar enérgicamente”. “Queremos dejar muy claro que si el presidente Donald Trump continúa con esa postura, deberá atenerse a las consecuencias, porque no podemos aceptar de ningún modo ese tipo de acciones”. “La comunidad internacional repudia enérgicamente la instalación de nuevas bases de Estados Unidos, y si no las cierra de inmediato exigiremos por todos los medios que lo hagan, guardándonos el derecho de usar la fuerza si ello fuera necesario”. ¿Alguien podría imaginarse declaraciones de ese tipo? Seguramente no. ¡Son impensables! Provocarían risa. Nadie se dirige diplomáticamente así a la superpotencia de Estados Unidos, ni siquiera sus rivales que están a la par en términos económicos y/o militares, Rusia y China. (más…)

Read Full Post »

Older Posts »